Si Dios es bueno, ¿por qué existe el infierno?

Pensar en el Cielo resulta alentador, vivificante, emocionante. Es como si…