¡AVISO IMPORTANTE!: Este artículo NO es una reseña sobre esta serie. Se trata simplemente de una reflexión sobre “Sex Education” como serie de TV. ¿Por qué? Porque es una serie que NO recomiendo y solo suelo hacer reviews de series que, en la medida de lo posible, son recomendables. 

Para los que no conocen nada de esta serie, es una producción británica que se estrenó en enero de 2019 y hace algunas semanas lanzaron su segunda temporada. Tiene como fin hablar sobre el sexo en adolescentes. 

Para aquellos que no han escuchado sobre la serie, les dejo el trailer de la 1ra temporada:

¿Por qué escribir de una serie que no recomiendo? 

Si preguntáramos el fin de la serie a sus productores, actores y director, estoy segura que dirían que buscan educar al adolescente en relación al sexo y la sexualidad en una edad en donde pocos se atreven a hablarlo. ¿Es por esto que no recomiendo la serie? ¡Para nada! No porque el sexo sea un tabú hay que dejar de hablar de él, pero considero que esta serie hace todo lo contrario a educar. Sex Education, desinforma. Por eso escribo de una serie que no recomiendo. 

Morbo por encima de la educación

Comencé a ver esta serie porque varias personas me dijeron “tú que trabajas con jóvenes deberías verla y así escribes un review después.” La verdad no presté mucha atención y luego al encontrarla entre los últimos lanzamientos de Netflix el año pasado comencé a verla… 

La serie tiene una trama bastante sencilla, uno que otro romance entre los actores, algún conflicto familiar que resolver y uno que otro loquillo que uno se pregunta “y ahora a este qué le va a pasar.” 

Toda la primera temporada trata sobre un joven, Otis, que da consejería sexual a sus compañeros de escuela, y cómo este ayuda a resolver sus inquietudes o problemas. Entonces, podríamos decir que a nivel de educación Otis es quien se encarga de “educar” a los televidentes de la serie. 

Pero saben qué me llama la atención, que cuando Otis no tiene una respuesta a algún tema propuesto por sus compañeros, recurre a internet. Y esa es la realidad… cuando no sabemos sobre algo, ¡MUY SENCILLO! Le preguntamos a Google. Entonces, cualquier respuesta que el joven tenga respecto a su sexualidad, la serie no la responde, es Google quien lo hace. 

Algo que me llama muchísimo la atención, es que el morbo y lo gráfico de algunas conversaciones y escenas son el gancho de esta serie. Me atrevería a decir que la gente no la ve “por lo que pueda aprender” sobre el sexo, la masturbación, el placer… la ven por el morbo de sus escenas, conversaciones y representaciones. 

Realidad vs. Representación 

A su vez, llama la atención que todo lo referente al sexo en la serie es mostrado con un toque de exageración o burla importante. Esto podría ser para darle ese toque de comedia o simplemente para lograr una absurda representación de lo que es la sexualidad. 

La forma en la que presentan la sexualidad en esta serie es simplemente una copia barata de la sexualidad creada por Dios, es una representación, no la realidad. ¿Por qué? Porque hay que estar claros que la sexualidad fue creada por Dios, Él mismo la hizo placentera y eso nadie lo puede debatir. Pero al mismo tiempo fue pensada para que en la realidad fuera expresada desde el amor, desde la intimidad y no como una copia barata. 

Conclusión

¿Recomiendo ver esta serie? ¡No pierdas tu tiempo! Hay muchas otras series que vale la pena ver y que de cierta forma sí pueden educar nuestra percepción de la sexualidad de una manera sana. 

¿Viste la serie? ¿Cuáles son tus comentarios? 

¿Ya conoces nuestra sección de Ask? Si tienes dudas sobre la fe, envíanos tu pregunta a través de este botón.

Survey


¿Qué tan seguido rezas el Rosario?

Francisco Says

¿El Papa de las redes?

¿Quieres estar al día con todo lo que el Papa Francisco dice y publica a través de sus redes? ¡Síguelo […]

Privacy Preference Center