No sé si alguna vez les ha pasado que están con  un grupo de amigos y surge alguno de los dos temas más polémicos de la historia: religión o política. 

Hace un par de semanas estaba con unos  amigos y luego de algunos tragos, uno de ellos preguntó: ¿Por qué hay que seguir las reglas de la Iglesia? A mí hay muchas que no me convencen o me parecen estúpidas. 

No crean que esa fue la única pregunta que hizo o que discutimos; pero luego de esta conversación y la respuesta que di en esa noche me quedé dándole vueltas al asunto. 

La fe es absurda

Quienes me conocen saben que soy una persona bastante racional. Hago preguntas de todo, cuestiono todo, googleo todo… y cuando digo todo es TODO. Lo que quiere decir que la religión nunca se ha quedado atrás. 

Durante muchos años (y todavía) en la medida que estudio las cosas relacionadas con Dios, siguen surgiendo preguntas y es por eso que busco respuestas en los documentos de la Iglesia, la Biblia, los escritos de los santos, etc. 

Pero si buscamos en el diccionario de la Real Academia Española qué significa la palabra fe, encontramos: 

Conjunto de creencias de alguien, de un grupo o de una multitud de personas.

Llega un punto en que no todo tiene explicación, que no todo se puede entender y por muy absurdo que parezca es ahí donde entra la fe, es ahí donde debemos creer en aquello que no se ve. 

La Iglesia tiene reglas absurdas

Con esta frase empezó la conversación con mis amigos, aquella noche y mi respuesta a esta afirmación fue que hay reglas en la sociedad que son absurdas y aún así las cumplimos. ¿Por qué? Porque tienen consecuencias tangibles, mientras que a los ojos de la religión o la fe, no. 

Por ejemplo, ¿quién no ha pensado que el “PARE” a la vuelta de la esquina de la casa es absurdo acatarlo? O por otro lado, ¿quién no ha querido saltarse un semáforo en la noche porque no hay nadie cerca? ¿Por qué no lo hacemos? Porque si rompemos estas reglas, habrá consecuencias: una multa, un choque, etc… 

¿Por qué sí faltamos a misa un domingo? Porque al día siguiente nadie más que tu conciencia te dice que hiciste algo malo, pero no conozco a la primera persona que se le haya aparecido Jesús un lunes por la mañana con una boleta de infractor. 

¿A qué voy con todo esto? Solo veremos las consecuencias de nuestras decisiones en nuestro juicio final y tal vez cuando llegue ese momento pediremos misericordia. 

Por último, te hago la pregunta ¿por qué cumplimos las leyes o normas que nos rodean como sociedad y buscamos a toda costa modificar los mandamientos de Dios según nuestra comodidad? 

 

¿Ya conoces nuestra sección de Ask? Si tienes dudas sobre la fe, envíanos tu pregunta a través de este botón.

Survey


¿Qué tan seguido rezas el Rosario?

Francisco Says

¿El Papa de las redes?

¿Quieres estar al día con todo lo que el Papa Francisco dice y publica a través de sus redes? ¡Síguelo […]