Si eres de esos católicos que pasan cada domingo por su dosis semanal de oración, lecturas y un pedacito de pan, puede que ya te hayas acostumbrado a verlo así. Como un tiempo en el que hay cantos, un par de personas que se paran a leer, un sermón (medio interesante a veces) y al final eres parte de la fila de comunión donde recibes un poco de pan sin levadura.

¿Pero qué hay de especial en eso? Para empezar te recomiendo veas el video de ¿Por qué vamos a misa si es tan aburrida?

La realidad es que a simple vista no hay nada maravilloso, impresionante o entretenido durante la misa. A veces pienso que vamos cada semana por hábito, por miedo a ser condenados al infierno, por apariencia social o porque nos obligan; pero sabías que hay muchos beneficios que recibes cuando participas activamente de la celebración. Aquí 5 cosas que no sabías pasaban durante tu hora de misa dominical:

1.- Entras sucio y sales limpio

Al inicio todos pedimos perdón por nuestros pecados, justo después de la oración inicial que hace el padre decimos el “acto penitencial” o el “Señor ten piedad” (esa oración que se repite tres veces).  Así nos ponemos en modo de reflexión y reconocemos nuestra debilidad humana ante Dios que va a venir a nosotros durante la misa.

También estas oraciones, dichas con una intención pura y de corazón, nos ayudan a que después de la comunión salgamos de misa limpios de pecado venial. OJO, esto no significa que la misa quita la necesidad de acudir a la Confesión, es más bien una forma de mantener la gracia circulando a través de nuestra alma.  Es como si con cada misa hiciéramos “re-fresh” a la app de nuestra consciencia y recargamos la versión más actualizada que nos permite ser más sensibles a todo aquello que nos separa de la gracia que se recibe con la Eucaristía.

2.- Las lecturas cuentan una historia

¡Sí! Aunque una sea del Antiguo Testamento, un salmo -cantado o leído- con estrofas que se repiten, otra de alguna carta de los Apóstoles y un Evangelio diferente cada semana, todas tienen un tema central que se va entrelazando. Ya sea que en el evangelista narra cómo vemos cumplida la profecía de la que habló la Primera Lectura o que, todos los textos hablen del perdón, si pones atención puedes encontrar la relación entre todas ellas.

Es más fácil encontrar la temática de las lecturas haciendo uso de 2 herramientas:

  1. Misal: donde vienen las lecturas y oraciones de la misa. Este libro te ayuda a ir siguiendo las dos partes de la misa: Liturgia de la Palabra y Liturgia Eucarística. Ahí viene todo lo se dicen desde el altar y en lo personal yo pongo mucha más atención cuando leo y mi mirada no anda divagando alrededor de la Iglesia buscando quien entra, sale o lo que hacen los demás.
  2. Calendario litúrgico: muchas de  las misas de domingo corresponden a una festividad dentro del ciclo anual de la Iglesia. Tener un calendario católico en algún lugar de tu casa te puede ayudar a ubicar de qué será el sermón o las lecturas del siguiente fin de semana y así podrás celebrar el domingo dándole mucho más sentido a tu tiempo dentro de la misa.

3.- Estás en zona de cobertura divina

¿No te ha pasado que cuando andas inquieto por algo, el padre dice justo lo que necesitas escuchar en su homilía? Dios no habla compartiendo sus historias de Instagram contigo, Él hace uso de las personas a tu alrededor, de las circunstancias, de lo que tus amigos o familiares te pueden aconsejar cuando buscas alguien con quien desahogarte. Así cuando entras a su casa estás en un “hot spot”. Te aseguro que algunos metros de distancia del tabernáculo se consigue la mejor conexión con Dios. Así que aprovecha que tienes acceso a ese lugar, llamado iglesia, donde puedes entrar sin costo ni restricciones para hablar directamente con Dios a través de su palabra, del sacerdote, de una oración, de un canto, de un vitral … las señales a veces están por todos lados, pero hay que poner atención para poder identificarlas.

4.- Abonas a tu alcancía de la salvación

Piensa en cuántas horas de tu vida las has pasado en misa. Haz el cálculo, multiplica la cantidad de domingos del año por tu edad y sacas la suma total …. tal vez creas que suena a muchísimo tiempo invertido. Pero qué es ese pequeño número a comparación del resto de las horas que dedicas a ver toda la temporada de tu serie favorita en Netflix, o que tal el tiempo invertido en buscar ofertas en línea de tu marca favorita…. todos hemos abonado esfuerzos y energías a actividades poco benéficas para nuestra vida. PERO CREEME QUE abonar horas al alma en la misa, nunca será una inversión que caiga en saco roto.

San Juan Crisóstomo describe los efectos de la Santa Misa de la siguiente forma: “alegra a toda la corte celestial, alivia a las pobres almas del purgatorio, atrae sobre la tierra toda suerte de bendiciones, da más gloria a Dios que todos los sufrimientos de los mártires juntos […] y que todo lo que se haga hasta el fin de los siglos.”

Entonces sabemos que es un acto tan maravilloso, que merece que participemos en la celebración de manera activa, respondiendo y cantando. Escuchando y leyendo las lecturas con atención, porque las ganancias espirituales que recibiremos a través del Sacrificio de Cristo ofrecido en el altar, será siempre mucho mayores que lo que nosotros creemos estar ofreciendo con 1 hora de nuestro tiempo invertida dentro de la Iglesia.

5.- Vives la experiencia 360

En misa se resumen todas las prácticas espirituales que nutren tu alma. Tienes lecturas bíblicas, tienes las oraciones comunitarias, haces un acto penitencial, alabas a Dios con cantos y en el salmo, vives eso de ser Iglesia Universal sabiendo que todos los católicos del mundo están llevando la misma celebración que tú, escuchas una enseñanza acerca del Evangelio y finalmente tienes el encuentro personal con Jesús en la Eucaristía después de la consagración. El mismo Dios que existía antes de toda la creación viene a ti y entra en tu cuerpo a través del pan y vino -transformados en el Cuerpo y la Sangre de Jesús- que se distribuyen en el momento de la comunión.

¿Qué más puedes pedir?

Ir a misa es como hacer una hora de ejercicio intensivo que fortalece y prepara el alma para que durante el resto de la semana salgamos a ser cristianos valientes que proclaman su fe con obras. La misa no es parte de la rutina del domingo, es más bien un trago de agua fresca que todos necesitamos para nutrir y reavivar el regalo que Dios nos da de la fe. Es una fiesta en la que nos reunimos todos alrededor de la mesa del Señor para compartir el Pan que da la Vida Eterna. Es un momento de alegría y celebración que compartimos con nuestros hermanos.

Si te gustó este artículo te pido lo compartas con tus amigos que tal vez no disfrutan la misa o que sabes que han dejado de ir cada domingo. Si quieres saber más del tema recomiendo leas: ¿Quién se inventó la misa? 3 razones básicas de por qué ir a misa en domingo y finalmente si quieres saber más sobre los símbolos de la celebración checa el título Descubre lo que significan los colores de la misa.  

¿Ya conoces nuestra sección de Ask? Si tienes dudas sobre la fe, envíanos tu pregunta a través de este botón.

Survey


¿Qué tan seguido rezas el Rosario?

Francisco Says

La contraseña de vida

  El Papa Francisco se encontró esta tarde con miles de jóvenes, a quienes les propuso guardar una especial contraseña […]