El psicoterapeuta Gary Chapman ha escrito varios libros de estilo “autoayuda” para personas y parejas que buscan soluciones a los problemas de su vida cotidiana. Y aunque yo me mantengo bien alejada de la sección de apapachos y palabras afirmadoras en las tiendas de libros, esta vez fue una querida amiga mía la que me recomendó leer “Los 5 lenguajes del amor” y no saben cuánto me ayudó. 

Si tú estás en una relación seria POR FAVOR ve a Amazon y pide tu copia de este libro. No es que el doctor Chapman haya hecho el descubrimiento del siglo, pero sí hace un trabajo excepcional poniendo en palabras la experiencia que ha ganado a lo largo de los años escuchando parejas al borde de la separación en su consultorio. 

¿Por qué es relevante para ti joven católico? Pues si has pensado que el sacramento del matrimonio es tu vocación, entonces es importante no sólo amar a la persona con la que planeas pasar el resto de tu vida, sino también demostrarle tu amor en la forma en la que él o ella necesitan sentirse amados. Y estas herramientas pueden resultar muy útiles para alcanzar niveles de intimidad profundos sin tener que recurrir a las relaciones sexuales cuando aún están en la etapa del noviazgo y desean esperar hasta el día de su boda. 

Antes de enlistar los 5 lenguajes, les quiero comentar que puede que les tome un tiempo identificar cuál es el dialecto que prefieren escuchar o ver para sentirse más amados. Seguro tiene algo que ver con la forma en la que en sus casas y familias de origen se expresaba el amor. Así que empecemos de una vez a hablar del efecto de estos lenguajes.

Gary Chapman habla de un tanque de amor personal. Cada individuo que está en una relación se dona y espera recibir amor a cambio. Pero muchas veces ese amor no se interpreta de la misma manera. Puede que para un esposo el tanque del amor esté rebosante, pero para un esposa se sienta casi vacío. ¿A que se deben estas diversas percepciones? Pues a que no están hablando el idioma que el otro preferiría escuchar/ver.

Puede que para alguien sea importante la compañía física, para otro la atención a los detalles o los regalos y sorpresas espontáneas, o una suave caricia al llegar del trabajo a la casa. Si tú y tu pareja encuentran cuál es la forma en la que prefieren expresar y recibir cariño, será muy fácil que puedan mantener sus tanques llenos y así tener una relación de conocimiento más profundo.

¿Cómo podemos necesitar del amor del otro, si tenemos a Dios? Si hiciste esta pregunta estás un nivel más arriba del resto de los mortales y tienes tus prioridades bien claras. En efecto, Dios debería ser quien primordialmente llene nuestro tanque, nos mantenga firmes, alegres y esperanzados en llegar a la vida eterna. Pero también es una realidad que somos humanos de carne y hueso (unión indivisible de alma y cuerpo) que requerimos de signos y símbolos para comunicarnos el uno con el otro. 

A través de sus años de experiencia el doctor Chapman agrupa los tipos de lenguaje de la siguiente forma. 

1- Palabras afirmativas

 Regalarse palabras dulces cuando reconocemos las cualidades, el esfuerzo o simplemente el valor del otro, ayuda a que aquellos que son más auditivos sientan reforzado el cariño en una relación.

Puede que este sea tu lenguaje si eres de los que piensa: “¿Por qué no dijo nada de que agradece que me salí temprano de la oficina?” O dice cosas como “apoco no soy el mejor novio(a) del mundo”. 

2- Tiempo de calidad 

Pasar tiempo dedicando la atención exclusivamente con alguien, escuchando y conversando, tal vez sea lo que más necesita tu media naranja. 

Si se queja de que, usas el celular mientras salen a comer o dice cosas como “es que no hablamos”, o pide “tiempo a solas” y cuando hacen algo especial solo en pareja disfruta muchísimo el día, entonces es posible que su lenguaje sea el tiempo de calidad y que requiera de tu presencia al 100% para sentirse amado(a).  

3- Regalos 

Este lenguaje no te convierte inmediatamente en un materialista frívolo, más bien significa que el materializar pensamientos de cariño con cosas que se sabe pueden resultar agradables, te parece la mejor forma de expresar cariño. 

Si tu pareja te llega siempre con una flor que recogió del jardín del vecino, te deja notitas entre las hojas de tus libros, mete a tu lonchera un postre sorpresa o te manda mensajes de amor por escrito, puede que te esté dando una pista que ese es su lenguaje de amor primario. 

Aprender a dar regalos no tiene que ver con saberse el color favorito, la talla o estilo de la persona. Se trata de hacer presente al otro en momentos de la vida y querer compartir con ellos algo tangible que les haga saber que son lo más importante de su vida, porque sus pensamientos siempre llevan a querer encontrar algo con qué expresar amor. 

4- Actos de servicio 

Muchas mujeres y amas de casa sufren de que se sienten solas o poco valoradas. Las labores del hogar suelen ser agobiantes y demandan de la entrega física de miles de madres que optan por servir a sus familias y dedicarse por completo a la educación de los hijos. 

Pero los actos de servicio no siempre tienen que ver con lavar la vajilla después de la cena o sacar la basura el fin de semana. Se tratan de la concepción de querer demostrar cariño a través de actos que al otro le ayuden a encontrar descanso y a vivir en paz. 

Si tú o tu novio/a se quejan de que “no siento que me ayude”, “nunca me abre la puerta del auto”,  “siempre tengo que cargar yo las bolsas de la comida después de ir al supermercado”… valdría la pena comunicarle a tu media naranja que la forma en la que más te sientes amada(o) es cuando hace algo por mi. 

5- Toque físico 

Finalmente el tocarse no es simplemente un tema de coquetería o el preámbulo a la relación sexual. El conectar a través de un roce de manos la ir caminando por una plaza, el tomar su hombro cuando están en una reunión de amigos, poner la mano sobre el pecho del otro y recargar la cabeza en el hombro… son todos símbolos de reconocimiento que estás aquí a mi lado. Que te demuestro ante los demás cuánto te amo y tenemos una relación donde el afecto cobra forma con ternura y delicadeza. 

Por supuesto que aquí ya van incluidas las relaciones sexuales una vez que están casados. Pero según el Dr. Chapman se sorprenderán  de que no todos consideran el sexo como la mejor forma de demostrarse amor. Muchas veces porque no se está hablando el idioma de amor que la pareja requiere se dejan de lado las relaciones sexuales. 

Según su experiencia, cuando se le habla mal y se humilla a alguien que necesita escuchar reafirmación verbal, es poco probable que ese alguien quiera tener relaciones con su pareja. O cuando una mujer siente que su esposo no hace nada para ayudar en el hogar, tampoco se muestra muy interesada en él sexualmente. 

Hablar el lenguaje del amor del otro es importante y descubrir qué dialecto hablamos ayudará a que sepamos identificar cuando nos estamos sintiendo que el tanque va quedando vacío. Hacer actividades juntos, pasar tiempo a solas, andar por un parque tomados de la mano, darse un regalo o complementar los logros de tu pareja, podría hacer TODA la diferencia entre ir recolectando buenas memorias o ir llenando el baúl de resentimientos. 

Aprende cuál es tu lenguaje tomando los tests que vienen en el libro del doctor Chapman y pregúntale a tu pareja como le haces sentir amado(a) para que sepas leer y entender cuando tengan una conversación. 

Jesús nos dio un ejemplo de amor perfecto: “nadie tiene amor más grande que el que da la vida por sus amigos”. Las relaciones de pareja tienen como fin el matrimonio, y según la Iglesia los que se casan deben asemejar la vida de comunidad de la Santísima Trinidad para reflejar el amor de Dios mismo al mundo entero. 

Creo que si esta es nuestra misión, no estaría mal hacerse de herramientas como esta para aprender a amar mejor a tu pareja y así hacer el camino hacia el cielo un bello recuerdo de expresiones de amor. 

¿Ya conoces nuestra sección de Ask? Si tienes dudas sobre la fe, envíanos tu pregunta a través de este botón.

Survey


¿Qué tan seguido rezas el Rosario?

Francisco Says

¿El Papa de las redes?

¿Quieres estar al día con todo lo que el Papa Francisco dice y publica a través de sus redes? ¡Síguelo […]