Hace un tiempo, continuando con mi gusto por la series españolas, vi que Netflix muy amablemente me sugería que viera una serie llamada: La Casa de Papel. Pregunté entre mis conocidos y nadie, absolutamente NADIE la estaba viendo o había visto.

Resulta que comencé a ver el primer capítulo y NO pude parar… desde el minuto 1 me atrapó y comencé a sugerirla a todo el mundo. Luego, comenzó la fiebre por Berlín, Río, Tokio y pare de contar.

Para aquellos que aún no la han visto, les dejo el trailer de la primera temporada:

Hace unos días salió al aire en Netflix la segunda temporada, la cual logré terminar ver en menos de 48 horas y de una pensé en hacer un review. Luego se me ocurrió… ¿qué pasaría si los asaltadores no tuvieran nombres de ciudades? ¿qué nombres tendrían? Y saltó en mi interior sin pensarlo: los pecados capitales.

¡OJO! Para aquellos que no han visto la primera temporada, este sin duda es un artículo que te revelará muchas cosas y para los que no han visto la segunda temporada, intentaré ser lo más prudente posible.

¿Qué son los pecados capitales?

Esta fue la clasificación más sencilla que los primeros cristianos le dieron a los pecados cometidos. En teoría, todos los pecados que cometemos hoy en día están relacionados con alguno de estos siete pecados. Estos son:

  • Lujuria
  • Pereza
  • Gula
  • Ira
  • Envidia
  • Avaricia
  • Soberbia

En esta ocasión no buscaré hacer una similitud o descripción perfecta de cada asaltador con un pecado, en este caso pueden intervenir otros personajes e incluso que varios personajes sean referencia para otros.

Avaricia

Esto se define como el afán o deseo desordenado de poseer riquezas; con el fin de poseerlo para uno mismo.

Creo que en este apartado, a todos los asaltadores podríamos identificarlos… Porque querer pasar de no tener nada a tener más de 200 millones de euros en efectivo, sin duda alguna es un deseo desordenado.

Muchas veces el pecado de la avaricia se esconde detrás de buenas causas… muchos pensarán: “bueno pero no están robando a nadie, van a imprimir dinero de 0” y es así cómo el demonio poco a poco nos vende el pecado. Disfrazando algo malo, como algo “no tan malo”.

Lujuria

Según Wikipedia, esto es: el deseo sexual desordenado e incontrolable. Existe un sentido no sexual de la lujuria que se refiere a un deseo apasionado de algo.

Un ejemplo claro y desordenado en cuanto a la sexualidad es la relación extramatrimonial que sostiene Arturo con Mónica Gaztambide, la cual está esperando un hijo de él. Podríamos dar muchos ejemplos de la presencia de la lujuria en la serie: Nairobi con el Profesor, Mónica con Denver, Berlín con Ariadna…

Soberbia

La soberbia es esa autovaloración de uno mismo y el considerarse superior a los demás. ¿Quién creen ustedes que cumple a la perfección con esta descripción? BERLÍN… Sin duda alguna este personaje encarna la soberbia de manera bastante tangible.. No existe nadie mejor que él, mejor líder, mejor hombre, mejor asaltador.  

Berlín, o mejor conocido como, Andrés de Fonollosa, a pesar de ser la soberbia andante, se logra ganar nuestro cariño; como espectadores (o por lo menos fue lo que me pasó a mi) uno logra reconocer que tiene el talento para ser el líder del atraco. Sin embargo, no es un modelo a seguir para ninguno. Para aquellos que no han visto la segunda temporada, prepárense…

Por otro lado, considero que hoy en día muchos padecen de una soberbia más silenciosa y menos evidente que la de Berlín. Esa soberbia que muchas veces se disfraza de “perfeccionismo” y radica en que nadie puede hacer algo mejor que tú. ¿Quién se les ocurre en este caso? Pues sin duda alguna… el Profesor.

Aunque no vemos en él al típico hombre soberbio y déspota, sí podemos ver cómo nos da entender que gracias a su preparación, conocimiento y técnica; no hay nadie mejor para liderar este atraco. El Profesor se gana nuestro corazón y muchas veces pasa lo mismo con la soberbia… no logramos identificarla porque pensamos que es mero perfeccionalismo.

Ira

Muchas veces nos hemos sentido enojados por algo que nos sucede, que se escapa de las manos… el problema está cuando nos dejamos guiar por ese enojo, cuando aquello que sentimos nos nubla y nadie puede hacernos entrar en razón. A eso se le conoce como: ira.

Como sabemos Tokio antes de ser del grupo del profesor atracaba bancos junto a su novio. En el último asalto no les fue tan bien y su novio fallece. Esta sed de revancha, esa rabia es lo que mueve a Tokio a “tomar venganza”, lo que la mueve la impulsa y motiva. Incluso en la segunda temporada vemos cómo esa ira luego desemboca en Berlín y por último en el profesor.

Envidia

Esta se define como la tristeza o el pesar por el bien ajeno; cuando vemos al otro y deseamos lo que tiene y ese deseo y falta del bien (tangible o intangible) nos lleva a la desdicha.

Pereza

Es la negligencia en la realización de una tarea. En pocas palabras, es el pecado de los flojos.

Gula

Se refiere a la ingesta exagerada de comidas o bebidas, sin necesidad, solo por el placer proporcionado.

Seguro estarán pensando… ¿qué sucedió con los últimos pecados? ¿No tendrán ejemplos? Los invito a que dejen ejemplos relacionados con la serie de estos o de los otros 4 pecados antes mencionados.

Para concluir, esta es una serie que recomiendo. Ya que desde el minuto 1 logra atraparte y llevarte de la mano hasta el final de la historia. A su vez, te invito a preguntarte y a reflexionar qué tan cerca o lejos se encuentran estos pecados en tu vida. ¿Te encuentras disfrazando tu soberbia con la típica excusa de “es que soy perfeccionista, mejor lo hago yo”? ¿Disfrazas tu avaricia con “quiero hacer dinero para comprarme un buen coche, viajar por el mundo y bueno… donar algo a los hospitales” ?

Deja tus comentarios y recuerda compartirnos qué series o películas nos recomiendas.

¿Ya conoces nuestra sección de Ask? Si tienes dudas sobre la fe, envíanos tu pregunta a través de este botón.

Survey


¿Qué tan seguido rezas el Rosario?

Francisco Says

¿El Papa de las redes?

¿Quieres estar al día con todo lo que el Papa Francisco dice y publica a través de sus redes? ¡Síguelo […]