No sé si a ustedes les pasó como a mi… en un abrir y cerrar de ojos llegamos al Miércoles de Ceniza y ni cuenta me di. De hecho, hace unos días en misa cuando oí en la homilía “ya estamos próximos a la Cuaresma, ojalá cada uno tenga un propósito para vivirla mejor.” Quedé en shock y pensé “oh Dios… ¿Qué me propongo esta Cuaresma?”

Para los que me conocen, saben que soy una adicta a la Coca Cola, sí adicta. Soy de las que puede comerse un plato de cereal y a la vez tomarme una Coca. Entonces cuando el padre dijo la frase de “póngase un propósito” lo primero que pensé fue: “sí, llegó el momento de dejar la Coca Cola.” Un año lo hice, hace mucho… y digamos que fue difícil pero sigo viva.

Conversando con varios amigos de cuáles serían sus propósitos -algunos dejarían los dulces, otros el pan, otros rezarían el Rosario diario- recordé que leí en el libro de Redescubre el Catolicismo de Matthew Kelly que de nada sirve ponerse un propósito si estás esperando que se acabe la Cuaresma para tomarte un camión de Coca Cola y justo en ese instante descarté mi “genial” propósito.

¿Qué es el ayuno?

El ayuno es una forma de oración que tiene muchos muchos años. Se ha practicado desde la antigüedad y trae muchísimos beneficios para el alma. Consta de privar a nuestro cuerpo del alimento, se sugiere tener 2 comidas pequeñas y una fuerte al día, y la Iglesia nos invita a vivirlo el Miércoles de Ceniza y el Viernes Santo. De hecho, hace un tiempo escribí otro artículo sobre este tema: 5 claves para una dieta cristiana.

¿Es importante practicarlo?

¡SÍ! Pero sobre todo entenderlo… de nada sirve que pasemos todo un día a base de pan y agua si no somos capaces de ayunar de malos pensamientos, críticas, quejas, etc. Por eso durante esta Cuaresma te invito a vivir durante los próximos 40 días un ayuno interior de aquellas cosas que solo tú y Dios conocen.

¿Qué es la abstinencia?

La abstinencia también es una práctica muy antigua y consiste en privarnos de carnes rojas. Viene dada por dos razones principales: la carne era considerada un artículo de lujo del cual se nos invita a renunciar y a su vez recordar la sangre de Cristo derramada por cada uno de nosotros.

¿Cuándo estamos obligados a practicarla?

Miércoles de ceniza, viernes de Cuaresma y Viernes Santo.

¿Qué te propongo en este punto?

Es muy, muy probable que tu sacrificio de Cuaresma esté ligado con algo de alimento o de ingesta. Es decir: no comer dulces, chocolate, Coca Cola, cigarro, alcohol… pero quiero invitarte a privarte de algo poco tangible. Por ejemplo: reducir el consumo de redes sociales, del móvil, Netflix…

Por último…

Si aún no tienes un propósito de Cuaresma, ¡TODAVÍA ESTÁS A TIEMPO! Pero una gran recomendación que quiero darte es: busca algo que te ayude a crear un hábito, así no habrán sido simplemente 40 días de lucha para luego, una vez llegada la Pascua tirarlo todo por la borda.

Te comparto este último artículo por si te llama la atención y quieres saber un poco más del tema: La Cuaresma y sus tabúes

¿Ya conoces nuestra sección de Ask? Si tienes dudas sobre la fe, envíanos tu pregunta a través de este botón.

Survey


¿Qué tan seguido rezas el Rosario?

Francisco Says

¿El Papa de las redes?

¿Quieres estar al día con todo lo que el Papa Francisco dice y publica a través de sus redes? ¡Síguelo […]