La Iglesia, ¡Mi hogar!

¿Sientes a la Iglesia como un lugar seguro? ¿Te sientes como en casa?