¿La extrema mortificación del cuerpo es correcta?

La mejor mortificación suele ser moderada. Esto significa, además de renunciar a la carne o algún otro alimento favorito los viernes, aprendemos a hacer cosas más pequeñas. Como: dejar de usar sal en la comida.