¿Cómo evitar que los países aprueban los derechos patrimoniales para los ciudadanos homosexuales?

Dejemos claro algo: los homosexuales, son hijos de Dios y merecen respeto. La discriminación de cualquier estilo hacia cualquier persona no es correcta, justa, ni cristiana.