Tal vez hayas visto, en alguna ocasión, un grupo de hombres vestidos de rojo y con unos curiosos sombreros acompañando al Papa. Si te preguntas quiénes son estos sujetos, por qué están vestidos de rojo y cuál es su labor en la Iglesia, este artículo es para ti.

¿De dónde viene el nombre?

La palabra cardenal, como muchas de las palabras utilizadas en la Iglesia, tiene su raíz del latín cardinalis que a su vez proviene de la palabra cardo que significa bisagra (como las de las puertas) o cardinis que significa puntos clave.

La palabra cardinalis, sin embargo, la podemos traducir directamente como principal, o fundamental. Es decir que los Cardenales son las bisagras, los puntos clave o el fundamento sobre el que se edificó la Iglesia, siempre pegados al Papa como Vicario de Cristo.

¿Por qué se visten de rojo?

El color de la vestimenta en la Iglesia es siempre muy simbólica y significativa, ten siempre eso en cuenta. En el caso de los Cardenales, el color es el de los mártires católicos (aquellos que han muerto por su fe) y de esta forma es un “recordatorio” de que deben estar dispuestos a dar su vida por Cristo y por su Esposa, la Iglesia.

Además de su característico color, los Cardenales cuentan con otros signos que los acompañan:

-El capelo: es el sombrero de cuatro lados que utilizaban, en la antigüedad, los esclavos liberados. Recuerda que también nosotros fuimos esclavos del pecado y es Dios quien nos dio la libertad.

-El anillo: es el signo, al igual que en el matrimonio, de su desposorio con la Iglesia de Roma. Es similar al de los Obispos, quienes se encuentran casados con su diócesis.

¿Cuáles son las labores de un cardenal?

En conjunto, los Cardenales conforman el Colegio Cardenalicio.Su labor principal es escoger al Romano Pontífice cuando la sede queda vacante. Por ejemplo, cuando murió San Juan Pablo II se reunieron los Cardenales en Cónclave y escogieron al Papa Benedicto XVI. Cuando Benedicto XVI renunció, se reunió nuevamente el Cónclave y escogieron al Papa Francisco.

Además de escoger al Vicario de Cristo, los Cardenales asisten al Papa cuando este los convoca. A esto se le llaman Consistorios, y pueden ser ordinarios (los cardenales que estén presentes en Roma) o extraordinarios (con los de todo el mundo). En estos Consistorios suelen tratarse temas especialmente graves o actos especialmente solemnes.

También es común que el Papa delegue cargos de especial importancia a los Cardenales. Podríamos decir, coloquialmente hablando, que son sus hombres de confianza. Estos cargos suelen ser dentro de la Curia, en Congregaciones Romanas, como Arzobispos, como Nuncios, en fin.

En algunas ocasiones, los Cardenales pueden actuar como legados (legatus latere= como si fuera “el mismo”) del Papa. En estas ocasiones el Cardenal viajará a un determinado país, evento, celebración solemne, etc., y podrá representar al Papa solo en lo que este le haya mandado.

¿Quién escoge a los Cardenales?

Los Cardenales solo pueden ser escogidos por el Sumo Pontífice. Según el Código de Derecho Canónico, se eligen varones destacados por su sabiduría (doctrina), costumbres (coherencia de vida), piedad (oración y relación experiencial con Dios), prudencia (buen actuar, discernimiento, decisiones acertadas) y según país, no sobrepasando el cupo estipulado a este.

Entre los Cardenales se escoge al Cardenal Decano, quien es considerado el primero entre los pares y es escogido por votación de los Cardenales.

Cuando un Cardenal es escogido, se le asigna una parroquia en Roma. Si algún día haces un paseo por Roma y entras a una Iglesia puedes preguntar a qué Cardenal pertenece.

Si tienes alguna pregunta sobre los cardenales, su vida, su labor, etc. No dudes en dejar un comentario y con gusto lo responderemos.

Survey


¿Qué tan seguido rezas el Rosario?